sábado, 4 de febrero de 2017

LOS FUSILADOS DE ANTOFAGASTA



LA REVOLUCIÓN DE 1891. LOS FUSILADOS DE ANTOFAGASTA

     En la publicación póstuma de Don Fanor Velasco Salamó. Subsecretario del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Chile publicada en el año 1914 y que lleva por título “Memorias de la Revolución de 1891” Aparece el siguiente comunicado:

Julio 3

     El Constitucional del 1 ° publica los siguientes documentos: «De Antofagasta a Moneda. —marzo 9 de 1891. —Señor Presidente: Por doloroso que sea, debo comunicar a S. E. que hoi a la i. P. M. se sublevaron dos compañías del San Felipe i del Talca dirijiéndose al fuerte Bellavista, cuyos cañones clavaron, embarcándose en seguida en botes que les envió la Esmeralda i un trasporte. Las fuerzas del orden sostuvieron un tiroteo con los sublevados, pero no pudieron contenerlos, a causa de que la Esmeralda protejió el embarque con la artillería, lanzando al mismo tiempo ochenta granadas sobre la población.
     Las tropas fieles al orden permanecen acuarteladas. Espero instrucciones. —Villegas». «De Moneda a Antofagasta. —marzo 9 de 1891. —Señor Intendente. Haga fusilar inmediatamente, sin trámite ninguno, a cuanto jefe, oficial, soldado o particular que conspire. —
Balmaceda». «De Antofagasta a Moneda. —marzo 10 de 1891. —Señor Presidente:  Conforme a las instrucciones de S. E. i de acuerdo con el jefe de la plaza, anoche fueron fusilados ochenta individuos de tropa que intentaron embarcarse ayer en los buques de la escuadra sublevada. —Villegas»
Una publicación que puede generar odios y animar los sentimientos de venganza de la época. Además. Si fue así. Por qué no hay referencias del suceso en la historia nacional y local. ¿Dónde quedaron los cuerpos? ¿Habrá sido un montaje de la prensa? La iglesia de aquellos tiempos era contraria a Balmaceda. Esta historia no hubiese pasado desapercibida para ellos, hubiese estado presente hasta nuestros días.

Comunicado Oficial

Vamos por parte.

¿Quién fue Fanor Velasco Salamó?

    Nació en Santiago, en 1843; hijo de Francisco Velasco y Juana Salamó Pérez. Se casó con Carmela Velásquez Infante y tuvieron hijos.
    Estudió en el Instituto Nacional, donde comenzó a mostrar sus dotes de hombre de letras; en las aulas del Instituto redactaba periódicos manuscritos que deleitaban a sus compañeros con artículos y poesías. Interrumpió sus estudios de Leyes en la Universidad, para dedicarse al periodismo; los escasos recursos económicos lo hicieron dejar los estudios superiores.
Comenzó a trabajar como redactor del diario "La República" y más tarde, del "El Ferrocarril", en donde orientó con su criterio, reformas de gran trascendencia. Escribía también humor en las páginas del "Chirivari", burlándose de connotadas figuras públicas y políticas. El más molesto fue Benjamín Vicuña Mackenna quién hizo una demanda en su contra. Con el pseudónimo de Juan Lama satirizó a todos desde las páginas de "La Linterna del Diablo" y de "La Campana".
     En 1872 fundó, en unión de Augusto Orrego Luco, la "Revista de Santiago" y en ella publicó la "Crónica de la quincena", en estilo elegante; también publicó el folleto político llamado "El Patronato" y el biográfico, titulado los "Demóstenes de la mayoría".
Fue militante del partido Liberal.
    Desde 1873 desempeñó el puesto de subsecretario de Estado en el Ministerio de Justicia, hasta 1887, año en que se le nombró subsecretario de Estado en el Departamento de Relaciones Exteriores.
Fue electo diputado propietario por La Laja, período 1876-1879. Durante la guerra del Pacífico desempeñó en Iquique una Comisión Especial.
     En 1886 publicó un pequeño diccionario biográfico y un texto de lecciones sobre lenguaje; en 1888 publicó otro libro de estudio, tan interesante como el anterior.
     Después del triunfo de la revolución de 1891, publicó "La Libertad electoral", un diario del período de la guerra civil. En el diario "La lei", insertó un estudio sobre la administración de Balmaceda y en "La Nueva República" escribió celebrando el triunfo de la revolución y citando el hecho de haber permanecido en su puesto de subsecretario durante todo ese tiempo.
Más tarde colaboró en "El Ferrocarril" de Santiago y en "El Heraldo" de Valparaíso, con artículos sobre educación y constitucionalismo.
     En 1897 fue nombrado por el presidente Errázuriz Echaurren, visitador de los liceos de la República.
Falleció en Santiago, el 28 de diciembre de 1907.
Don Fanor Velasco Salamó era entonces un revolucionario, influyente con su pluma.

Fanor Velasco Salamó

El escrito nos muestra una conversación entre el Presidente Manuel Balmaceda y Enrique Villegas.

¿Quién fue Enrique Villegas Encalada?

     Nació en Quillota, Chile, el 15 de julio de 1839; sus padres fueron Francisco Villegas y Úrsula Encalada y Gaete.
     Se casó con Filomena Echiburú y tuvieron once hijos: Enrique, Eduardo, Emilio, Pedro Luis, Carlos, Ema, Elena, Elisa, Ernestina, Elvira y Marta.
      Desde niño se dedicó a las negociaciones mineras y se labró una fortuna, que puso más tarde al servicio de los suyos. Trabajó en el mineral de Chañarcillo y luego se incorporó a la firma Escobar, Ossa y Cía.; durante algunos años prestó servicios en ella y alcanzó el cargo de representante general de la empresa. Después se trasladó al fabuloso mineral de Caracoles, recién descubierto.
       La tensa situación en los momentos previos al conflicto de 1879, entre los trabajadores chilenos y el gobierno boliviano, hizo que asumiera la representación de los intereses chilenos; y en 1872 el gobierno lo nombró cónsul en Antofagasta. Formó la Sociedad Patria, que tuvo como objetivo defender y amparar en los tribunales bolivianos a los ciudadanos chilenos que habían descubierto esa región y la habían hecho progresar con su esfuerzo y su trabajo. Formó también, un tribunal arbitral para juzgar las dificultades entre los chilenos. El gobierno boliviano le retiró el exequátor y dejó de estimarlo como representante de Chile.

Fue el primer intendente de Antofagasta, en 1889.

     Durante la guerra del Pacífico fue nombrado delegado de Caracoles, puesto que ocupó hasta la revolución de 1891, donde permaneció fiel a Balmaceda; se trasladó a Santiago con las fuerzas militares que tenía a sus órdenes. Derrotados los balmacedistas en las batallas de Concón y Placilla, en 1892 se trasladó nuevamente al norte y organizó el partido Liberal Democrático, que lo llevó luego al Congreso.
    Fue electo senador por "Antofagasta", período 1897-1903; integró la Comisión Permanente de Guerra y Marina.
Reelecto senador, pero por "Coquimbo", período 1906-1912; integró la Comisión Permanente de Guerra y Marina, la que presidió en el segundo período de esta senaturía; la de Culto y Colonización; y fue senador reemplazante en la de Industrias y Obras Públicas. Miembro de la Comisión Conservadora, para el receso 1911-1912.
     Nombrado Ministro de Hacienda, 18 de noviembre de 1901 hasta el 6 de mayo de 1902, en el gobierno de don Germán Riesco; y durante esta misma administración fue llamado al Ministerio de Industrias y Obras Públicas, 1° de agosto hasta el 21 de octubre de 1905.
Una vez terminado su período senatorial, en 1912, se alejó de las tareas políticas y se radicó en Viña del Mar, Chile, donde dejó de existir, el 14 de julio de 1916.

Enrique Villegas Encalada 

¿Esta masacre de 80 soldados fue cierta?

     Según los historiadores No fue tal. Citaremos el escrito del Sr. Jorge Núñez Pinto. 1891. Crónica de la Guerra Civil. Quién narra un acontecimiento similar en la bahía de Antofagasta en donde fallecen 23 desertores al zozobrar la embarcación al ser alcanzada por descargas de fusilería cuando intentaban escapar en dirección a los barcos que bloqueaban nuestra bahía.

Ahora bien. ¿Por qué se suscitaron estos hechos?
Antofagasta y sus autoridades permanecieron fieles al gobierno de José Manuel Balmaceda.

Causas del conflicto en general, según los historiadores:

-   - Conflicto presidencialismo-parlamentarismo: El mandatario gobernó interpretando la constitución como presidencialista, con lo que se ganó la oposición de los partidos políticos y el Congreso Nacional, que habían desarrollado una lectura parlamentarista de la carta fundamental. Ello le significó múltiples obstáculos a Balmaceda para poder cumplir sus propósitos.

-     - Intervención electoral: Balmaceda pretendía designar, tal como lo habían hecho sus antecesores, al Congreso y a su sucesor en la presidencia por medio de la intervención electoral; esto, yendo en contra del llamado de los partidos políticos a respetar la libertad electoral.

-        - Hegemonía oligárquica en peligro: Balmaceda nombró como Ministros a jóvenes no pertenecientes a la oligarquía tradicional. Este grupo reaccionó al prever la posibilidad de disminuir su poder político y social.

-     - Proyecto económico de Balmaceda: El Presidente tenía la intención de aumentar la exportación del salitre para incrementar los ingresos fiscales y poder financiar el plan de obras públicas del Gobierno. Sin embargo, los empresarios del salitre (principalmente John North), parte de la oligarquía y el Parlamento, querían exportar cantidades limitadas para que no disminuyera su precio en el mercado internacional.

-      - División de las Fuerzas Armadas: Para el desarrollo de la guerra fue fundamental la división de las Fuerzas Armadas, ya que, sin este suceso, el bando de Balmaceda no hubiera podido oponer resistencia. El Ejército apoyó al Presidente, y la Armada a la causa congresista.

-      - Crecientes niveles de rivalidad política: El respeto a las autoridades de Gobierno y a los opositores, que habían marcado la convivencia anterior, se vio sobrepasado por una prensa virulenta que llegó a incluir en sus ataques a familiares y vidas privadas de los hombres públicos.

-      - Conflicto con la Iglesia: Por la condición liberal de Balmaceda, y su antiguo apoyo al traspaso del poder eclesiástico al Estado, los clérigos, los políticos y particularmente los jóvenes conservadores mantuvieron una oposición virulenta al Presidente.

José Manuel Balmaceda Fernández

DE NUESTRA CONSIDERACIÓN

¿Existieron estos fusilamientos masivos? y si fue así, ¿Dónde están los cuerpos?

    En nuestros años de rutas jamás hemos encontrado rastro alguno de estos hechos, pero si referencias. Hemos tomado nota de dos personas que nos contaron de muchos cuerpos en el desierto con ciertas características. Estas personas no supieron definir el lugar, solo detalles ambiguos que nos llevan al sector del hito 24. Esta información (Carente de pruebas concretas) fue transmitida a los encargados pertinentes, con el consabido compromiso de buscar y si hay resultados, informar sin alterar el sitio. Esta será la tarea institucional de este año.

     Como corolario. Damos la justa credibilidad y agradecimientos a las referencias dadas por los pobladores de los sectores al sur de nuestra comuna. Hasta que no podamos entregar pruebas tangibles, todo esto es una historia cercana al mito. Una historia que habla de Antofagasta-Chile.