miércoles, 12 de abril de 2017

PROBLEMAS DE CONSERVACIÓN DE LA RESERVA NACIONAL LA CHIMBA


LA CHIMBA. PRINCIPAL ESPACIO DE BIODIVERSIDAD EN LA CIUDAD DE ANTOFAGASTA.

¿Qué nos pasará cuando ya no nos quede nada que destruir en pro del desarrollo? (CaminantesdelDesierto)

     Para quienes son de Antofagasta o han vivido muchos años por estos lares. La Chimba es considerada como una extensión del hogar, un lugar de esparcimiento. Un espacio que ha congregado a la familia por décadas y que despierta emociones al recuerdo. Pero este espacio de naturaleza agoniza y son múltiples las causas. Algunos dirán que es un tema reciente, muy contemporáneo, pero tenemos la visión que estos factores se han agudizado en este último tiempo, pero tiene su origen desde el establecimiento mismo de nuestra ciudad, desde su primer habitante. Este poblamiento tardío pero creciente, ha originado por necesidad la extracción desmedida de las cactáceas y arbustos, la cacería por alimento, la introducción de especies invasoras, la disminución de la capacidad de captación de agua del ecosistema y la consiguiente pérdida de capacidad de recuperación de estos. Hemos de considerar que el aislamiento de estas zonas con respecto a otros ecosistemas, hace en la actualidad más difícil el intercambio de material genético entre las especies que la habitan y el mantenimiento de animales que requieren de áreas amplias para su supervivencia.

Culebra cola corta


Amenazas Actuales

- Turismo informal
- Pastoreo y extracción de leña 
- Actividades productivas circundantes 
- Extracción de material de construcción 
- Basura
- Especies invasoras
- Ingreso vehicular
- Destrucción de sitios y restos Arqueológicos
- Cambio climático

Turismo Informal

     Las personas que llegan a la Reserva Nacional La Chimba, -espacio considerado de alta biodiversidad silvestre en la cordillera costera de la ciudad de Antofagasta- son principalmente habitantes de la misma ciudad o región y preferentemente niños que llegan en visitas escolares o relacionadas con el esparcimiento y educación. El turismo internacional es aún restringido por factores de desconocimiento y de infraestructura.
El número anual de visitantes no se ha podido determinar fehacientemente, aunque basados en nuestra experiencia en las áreas, éstas se han ido incrementando en el tiempo, siendo los fines de semana los días preferidos para las visitas y excursiones. (Estadísticas de Caminantes del Desierto 2003-2017).




     La excesiva cantidad de visitantes afecta la capacidad de carga de las áreas. Capacidad que se debe determinar hasta qué punto el recurso natural puede usarse sin deterioro o manteniendo las condiciones que pueden permitir su uso continuo sin menoscabo del mismo. Actualmente no existe seccionamiento en esta Reserva Nacional, pues no hay mención referente a cuáles de los sectores son para el uso de los visitantes y cuáles son los sitios restringidos.

     Un problema que consideramos muy serio y que va relacionado con las actividades de turismo y recreación informal es la generación de basura. Muchos visitantes aún arrojan sus desperdicios en el lugar. No existe personal en el área obligado a limpiar y, en rigor, no debiera existir, si hubiese la mínima inducción a los visitantes acerca de la importancia de llevar consigo sus residuos y no afectar las áreas desde todo punto de vista (Desde el paisajístico, hasta el ecológico)

¿Que origina todo esto del Turismo Informal? Defaunación, deforestación, erosión del suelo, basura, rayados, ruidos. En una palabra “Destrucción”.


Pinball para los nenes.

Ingreso vehicular.

     Existen grupos de turismo en motos y camionetas de doble tracción, que organizan expediciones y paseos que atraviesan (Digamos por desconocimiento) por áreas silvestres. Muchos de estos grupos o personas independientes, realizan recorridos de fin de semana, atravesando el desierto, cruzando por las áreas protegidas y también en donde hay restos arqueológicos. Este ingreso vehicular trae como consecuencia, la reducción de cobertura vegetal, perturbación de la fauna menor, pérdida de zonas de nidificación de aves, destrucción de invertebrados propios de las áreas, y alteración del paisaje por las huellas dejadas por ellos.


Personajes detenidos y reprendidos

Pastoreo y extracción de leña.

     Es indudable que la presencia de ganado en una zona, ha de alterar el ecosistema, tanto por su consumo de forraje, dejando el suelo mayormente lábil para la erosión, como por el tránsito de los animales, que, con sus pisoteos, van destruyendo la vegetación a su paso. Y es lo que se deduce que sucedió, luego de tener el conocimiento de que mucho antes de que La Chimba fuese declarada Reserva Nacional, la zona había sido utilizada como área de pastoreo, tanto de ganado bovino, como caprino. (Esta actividad aún se realiza en el área de Paposo, con el consiguiente daño a la flora nativa del lugar).  Asimismo, La Chimba, junto al Parque Nacional Morro Moreno, eran los sitios favoritos para que los extractores de leña desarrollasen su oficio.

     Actualmente la actividad pastoril, como la de extracción de leña, no se practican en estas zonas, por lo cual, lo que hasta hace unos años se constituía en una amenaza, hoy ya no lo es; y quisiéramos pensar que se debe a la toma de conciencia de la ciudadanía.



Actividades productivas circundantes


Extracción de Material de Relleno y Construcción

     Actualmente se llevaba a cabo la extracción de material de cantera como: Arena, piedras o grava para la construcción, desde la Reserva Nacional La Chimba. Los camiones ingresan para sacar el material de la reserva, siendo objeto de demanda por parte de Conaf por extracciones ilegales de áridos en una Reserva Nacional, área protegida del Estado.  Sin embargo, se ha podido observar que estas personas y empresas, han acomodado sus horarios para seguir entrando y seguir extrayendo ilegalmente este material. Esta actividad causa modificación del paisaje, polvo en suspensión y alteración de suelos en el interior de la reserva.


Basura

     El problema de la basura en la Reserva La Chimba es alarmante y no se genera exclusivamente por el turista que la visita, también debemos acusar la presencia “inexplicable” del vertedero en sus cercanías. Este vertedero origina con su manejo poco responsable. Que una parte de la basura sea esparcida por el viento con el consiguiente daño y deterioro del entorno. De la misma manera no podemos dejar de citar a los propios antofagastinos con su falta de criterio al usar los espacios aledaños como vertederos o bien alguna que otra empresa local que tienen las malas prácticas de buscar sitios alejados para deshacerse de su basura y/o escombros. Todo esto (Bolsas, vasos y platos de plástico descartable, botellas, latas, papeles, etc.) se dispersada y esparce hacia el interior del Parque, abarcando grandes áreas del mismo, y originando un impacto de mayor magnitud, como lo son: La contaminación ambiental, la alteración del hábitat, los cambios de comportamiento de la fauna y la alteración del paisaje.





Mal manejo de la basura en el actual vertedero


Especies invasoras

     Hay una serie de especies introducidas que pueden ocasionar a mediano o largo plazo alteraciones a las especies propias del lugar y al estado natural de los espacios de vida silvestre de nuestra ciudad. En lo que respecta a la flora de la Reserva Nacional La Chimba. Se ha detectado la introducción de especies advenas solo en el ingreso principal, no evidenciando su presencia en zonas más alejadas de esta (Plan de manejo de la reserva nacional la Chimba. Documento de trabajo 210. Conaf 1995)
Con respecto a la fauna, un problema sin solución. Los perros, que constituyen una especie de fácil reproducción y distribución en áreas silvestres. Corretean, asustan, persiguen a la fauna, estableciéndose como un peligroso vector de enfermedades que pueden afectar a la población silvestre de otros mamíferos. Este problema se ha incrementado en la Reserva por su gran número en estado salvaje.

Alteración de la fauna y de la Flora 

Destrucción de sitios y restos arqueológicos

     Existen restos arqueológicos encontrados en el área de la Reserva Nacional La Chimba, destacándose los restos líticos y funerarios del Complejo Huentelauquén. Estos parecen corresponder a un período inicial de poblamiento de la zona costera de Antofagasta, que se desarrolló hace unos 10.000 años aproximadamente. La Chimba, también tuvo la influencia de los Changos, de quienes se han encontrado restos líticos en quebradas centrales y aledañas a dicha reserva.

     La destrucción de restos arqueológicos nos lleva a la pérdida irremediable del patrimonio local y a la disminución del atractivo turístico que pudiese haber tenido este lugar.


Cambio climático

     Nuestro oasis de niebla La Chimba es un ecosistema muy sensible, vulnerable a cualquier cambio de las condiciones climáticas. Las variaciones en los índices de humedad y temperatura afectan a las especies de forma diversa. Un invierno con poca neblina o un verano demasiado caliente o prolongado, genera cambios como, por ejemplo, retardo en las floraciones o proliferación de unas especies por sobre otras. Estos eventos climáticos generan alteraciones del ritmo estacional de estos espacios de biodiversidad silvestre. Ahora bien. ¿Por qué estos ritmos son vistos como perturbaciones?   ¿Este cambio puede ser natural?  ¿Cuál sería la evidencia de que se ha generado una perturbación? Lo dejaremos para nuestro próximo escrito.

Amenazas Futuras

Asentamientos humanos


     El establecimiento de la gente cerca de estos espacios de biodiversidad, es una posibilidad real a muy corto plazo, todo esto motivado por el gran incremento de la población. Este establecimiento se podrá considerar como una amenaza directa, con peligro de que exista una invasión de terrenos, tal como ha ocurrido en otras quebradas del norte de nuestra ciudad.