sábado, 20 de mayo de 2017

NUESTRA AVE CARACTERÍSTICA. EL JOTE CABEZA COLORADA


¿Quién en nuestra región no conoce a los Jotes?



     Un ave muy común e inteligente, vive próxima a los humanos, pero no se acerca a estos. Percibe el peligro de la cercanía.

     Emblemático emplumado de nuestra región y ciudad cuyos aromas se perciben a grandes distancias, característico por sus colores y su vuelo en nuestros cielos y playas durante el día, aunque un peligro biológico en nuestra plaza principal durante las noches.

    Su nombre común. Jote de Cabeza Colorada. Su nombre genérico Cathartes aura Jota Molina. Cathartes significa «purificador» y que mejor nombre se puede haber elegido para esta ave, cuya tarea es esa. Limpiar de carroña nuestro territorio. Son por lo tanto los encargados de la limpieza. 

     El jote, es una especie de ave Accipitriforme de la familia Cathartidae. Su área de distribución se extiende desde el extremo norte de nuestro país hasta Magallanes por el sur. Habita una variedad de zonas abiertas y semiabiertas, incluyendo bosques, matorrales, pastizales y desiertos. Es un ave grande, con una envergadura de 170-183 cm, una longitud de 64-81 cm y un peso que puede variar entre 0,85 y 2,26 kg.         
Su plumaje es marrón oscuro hasta negro; la cabeza y el cuello no tienen plumas y son de color púrpura-rojo. Su pico es corto, ganchudo, y de color marfil.



    Como carece de siringe —el órgano vocal de las aves— sus vocalizaciones se limitan a silbidos bajos y gruñidos. Su esperanza de vida es algo por encima de 16 años en un ambiente silvestre, mientras que en cautiverio puede llegar a tener más de 30 años en casos excepcionales.

     El jote es un ave gregaria que pasa la noche en grupos comunitarios, aunque suele buscar alimento individualmente durante el día. Hasta varios cientos de buitres pueden agruparse para pasar la noche en árboles muertos, sin follaje, o en estructuras artificiales como torres o edificaciones. A pesar de que anida en cuevas, no entra en ellas para descansar, excepto durante la época de reproducción. Durante la noche, reduce su temperatura corporal por cerca de 6 grados centígrados hasta 34°C, volviéndose ligeramente hipotérmico.

     Es frecuentemente verlos en las mañanas con las alas extendidas. Se cree que esta postura cumple con múltiples funciones: secar las alas, calentar el cuerpo, y combatir bacterias. Se practica con más frecuencia después de noches lluviosas o húmedas. El jote a menudo defeca sobre sus propias piernas como medio para disipar el calor tras la evaporación del líquido contenido en las heces y la orina, un proceso conocido como urohidrosis. De esta forma enfría los vasos sanguíneos que pasan por las patas y los pies, y causa manchas blancas por el ácido úrico que cubren las piernas.



     El jote tiene pocos depredadores naturales. Los Jotes adultos y juveniles pueden caer presa de águilas, aguiluchos, y búhos cornudos (El Tucúquere). Los huevos y polluelos pueden caer presa de mamíferos como el zorro. Su principal forma de defensa es regurgitar carne semi-digerida, una sustancia maloliente que irrita los ojos, con la que logra disuadir a la mayoría de las criaturas con intenciones de asaltar su nido. También puede verse obligado a regurgitar su comida ya semi-digerida para deshacerse rápidamente del peso en su buche y poder tomar vuelo con el fin de huir de un depredador potencial.

    Cuando se desplaza en el suelo, con saltos desgarbados, Nuestro amigo el jote parece muy torpe. Requiere de un gran esfuerzo para alzar el vuelo, batiendo sus alas mientras salta. Una vez en alza, planea con las alas en forma de diedro y frecuentemente se balancea de un lado a otro, captando la luz del sol que refleja el gris plateado de las alas. El vuelo del jote es ejemplar de un vuelo estático, aprovechando las corrientes térmicas para mantener su altitud, a veces durante horas, sin la necesidad de batir sus alas.

     Esta ave se alimenta principalmente de carroña, prefiriendo los recién muertos, y evitando los cadáveres que han llegado al punto de putrefacción. Raramente se alimenta de materia vegetal, de insectos vivos y otros invertebrados. Al igual que otros buitres, desempeña un papel importante en su ecosistema, librando al ambiente de la carroña que de otro modo podría representar un brote de enfermedades.


    Busca alimento utilizando su sentido del olfato, un sentido compartido con los demás buitres del género Cathartes, pero poco común en el mundo de las aves. Localiza carroña al detectar el olor de etanotiol, un gas producido al inicio de la descomposición en los animales muertos. El lóbulo olfativo de su cerebro, responsable del procesamiento de los olores, es particularmente grande en comparación con otros animales. Esta capacidad para detectar olores le permite localizar carroña por debajo de la cubierta de bosques y rocas.

Reproducción

     El inicio de la temporada reproductiva varía dependiendo de la latitud en que permanece. Para nuestra subespecie se inicia entre septiembre y octubre. El apareamiento se forma siguiendo un cortejo ritual que se realiza en el suelo: varios machos se reúnen en un círculo, rodeando a una hembra mientras abren parcialmente sus alas, pavoneándose, balanceando sus cabezas, y realizando movimientos de salto en todo el perímetro del círculo. También realizan vuelos de cortejo, lanzándose o persiguiéndose entre sí.



     El jote anida en sitios relativamente protegidos, como en acantilados, dentro de cuevas, en el hueco de un árbol, o en lugares con vegetación densa. No construye nidos, sino que pone los huevos en el fondo del lugar elegido. Las hembras suelen poner dos huevos, aunque la puesta puede variar entre uno y tres huevos. Los huevos son de color crema, manchados de castaño o lavanda alrededor de su extremo más grande. Los padres comparten la incubación que dura entre 30 y 40 días. Los polluelos son altriciales; es decir, nacen ciegos, desnudos e indefensos. Durante unas 10 u 11 semanas, cuidan de los polluelos y les dan de comer regurgitando. Cuando los adultos están amenazados mientras anidan, pueden regurgitar sobre el intruso, fingir la muerte, o huir del nido. Si los polluelos se ven amenazados en el nido, se defienden silbando y regurgitando. Los polluelos permanecen en el nido durante 9 a 10 semanas. Los grupos familiares permanecen juntos hasta el otoño.



     Hace muy poco tiempo se informó de la presencia de la Cathartes aura ruficollis Spix. específicamente en la V región. Según el escrito de referencia, da a entender que puede tratarse de un errante que llegó hasta estas latitudes.

Cathartes aura ruficollis Spix.


     Otra especie de ave carroñera de la familia Cathartidae avistada en Chile sería el aura sabanera (Cathartes burrovianus) Jote de Cabeza Amarilla. Se menciona un registro cerca de Vallenar y algunos entendidos de tierras tocopillanas nos han referido su presencia en esas latitudes. Aunque a todas luces y basados en los expertos, se trataría de un error de identificación. 

(Cathartes burrovianus) Jote de Cabeza Amarilla

viernes, 19 de mayo de 2017

LOS LAGARTOS DE LA CORDILLERA COSTERA DE LA COMUNA DE ANTOFAGASTA-CHILE


Los Lagartos de la Cordillera Costera de la Comuna de Antofagasta-Chile



     Nuestra intensión e interés como institución es uno solo. Mostrar a la comunidad en general las diversas especies de lagartos que habitan la cordillera costera de nuestra región. Específicamente en la comuna de Antofagasta.  Tenemos muy presente que no contamos con la experticia y el conocimiento requerido, Además nuestra región no cuenta con muchos estudios sobre el tema y estos a su vez, van sufriendo constantes modificaciones. Por lo tanto. Nos basaremos en el trabajo del Museo de Historia Natural “Distribución Geográfica de las Especies de Lagartos de la región de Antofagasta” realizado por los profesionales Herman Núñez y Alberto Veloso. Cuyo objetivo fue el de explicar la composición taxonómica y patrones distribucionales en nuestra región bajo la hipótesis que los diferentes ensambles de lagartos tienen diferentes orígenes biogeográficos resultando en patrones reconocibles de distribución.



     Según este estudio. Los reptiles terrestres conocidos (Sauria) de la Región de Antofagasta son treinta y tres especies con un número aproximado de 15 especies presentes en la cordillera costera en toda su extensión pertenecientes a Tropiduridae (sensu lato, véase Núñez et al. 2001), Gekkonidae y Teiidae.



Patrones Actuales de la Distribución Geográfica de los Lagartos

     La Segunda Región de Antofagasta es la más grande división política de Chile, alrededor de 400 km desde la península de Mejillones hasta la frontera argentino-boliviana-chilena y desde el norte hasta el sur corre desde los 21º5’ de latitud hasta los 26º. Topográficamente, en el oriente, la cordillera de los Andes alcanza elevaciones de alrededor de 6000 mts; en la mitad, la cordillera de Domeyko cruza con orientación norte-sur, y en el occidente, paralelamente y flanqueando la costa antofagastina, la cordillera de la Costa, con una altitud media de 2.000 mts. Los paisajes son dominados por valles, salares, cimas montañosas, áreas arreicas y endorreicas y cuencas de ríos. La Segunda Región es parte de la “Diagonal xérica”, un ecosistema mayor, que corre desde el sur del Perú hasta Atacama, y al lado occidental de los Andes hasta la Patagonia.




PATRONES BIOGEOGRÁFICOS Y EVENTOS HISTÓRICOS

     Aunque no existen evidencias paleontológicas de la presencia de los actuales lagartos en las regiones desérticas del norte de Chile, Perú o el altiplano, las historias tempranas de los Gekkónidos, Teiidos y Tropidúridos pueden ser trazadas hasta el Cretácico tardío. De acuerdo al registro fósil, Albino (1996) señala que la distribución de Squamata era más amplia que hoy durante el Cretáceo y durante casi todo el Terciario, debido a condiciones ambientales más homogéneas. En nuestra opinión, el evento orogénico más importante es la apertura del paso de Drake en el Oligoceno y Mioceno temprano, originando la corriente de Humboldt que era cálida (Martínez Pardo y Martínez-Guzmán 1997). Durante el Plioceno la corriente de Humboldt se hizo más fría con severos cambios en la fauna de moluscos marinos, desde una comunidad tropical a una austral (Zinzmeister 1978). Este proceso determina un activo proceso de desecación (Muizon y Devries 1985) con retracción de flora tropical y avance hacia el norte de flora austral. Al mismo tiempo, una intensa actividad volcánica produjo un gran incremento de la ascensión de la cordillera andina que alcanza su altura actual. 



     Las condiciones más frías desarrolladas durante el Terciario superior culminan en las glaciaciones cuaternarias que se caracterizan por alternancia de condiciones áridas y húmedas (Arroyo et al. 1988) con consecuencias en la distribución de elementos de la flora y la fauna. Se puede adelantar una explicación sintética para dar cuenta del origen de los lagartos que actualmente habitan en la Segunda Región considerando los cambios orogénicos y climáticos señalados para el área. El principal factor orogénico es el levantamiento de la cordillera andina, y el posterior un enfriamiento producido por la corriente de Humboldt. 



     El proceso orogénico determina la formación de nuevos ambientes andinos y la fría corriente de Humboldt determina a su vez la desecación de un extenso territorio en el Norte de Chile y el Sur del Perú. El levantamiento y la progresiva desecación alcanzan su máximo durante el Cuaternario con la formación del Desierto de Atacama que conocemos en la actualidad. Esto propiciaría la dispersión de los lagartos hacia ambientes mésicos de la cordillera y precordillera andinas, a lo largo de la cuenca del río Loa y de los diferentes oasis y valles con agua permanente que se encuentran en la actualidad. Los hábitats de la costa, también sufrieron fragmentación determinada por condiciones xéricas, promoviendo el aislamiento y la subsiguiente especiación de Microlophus, Garthia y Callopistes. 


    Tanto el levantamiento de las tierras, así como los procesos de desecación produjeron una matriz inicial de relaciones ecológicas entre las poblaciones ancestrales, permitiendo, además, la ampliación de la distribución (dispersión) de taxa, en nuevos ambientes y promoviendo la especiación a mayores altitudes (por sobre 2500 m.s.n.m.).


     Adiciones y sustracciones de especies de una región pueden ser afectadas por diversos procesos: especiación, extinción, dispersión biótica y dispersión a distancia (Cracraft 1994). La especiación y la dispersión biótica se traducen en conjuntos de especies estructuradas jerárquicamente en un sentido Linneano, en tanto que la dispersión a distancia resulta en conjuntos desestructurados de especies. La especiación en los nuevos ambientes colonizados, y la dispersión biótica parecen ser el principal proceso operante en la fauna de lagartos de Antofagasta.



     Anexo importante: Según Los sedimentos del Mioceno Temprano de la Formación Sarmiento en Gaiman, provincia del Chubut (Argentina) proveyó una de las más importantes colecciones de escamosos del Mioceno, incluyendo iguanios, teidos, boideos y colúbridos. Restos fragmentarios de iguanios asignados a los actuales Pristidactylus y Liolaemus y constituyen los registros más antiguos para estos géneros. Los cambios climáticos y ambientales ocurridos durante el Neógeno en las áreas patagónicas habrían impactado diferencialmente sobre la fauna de escamosos, produciendo la retracción en la distribución de los teidos tupinambinos y las serpientes boideas y, contrariamente, la diversificación de los iguanios a ambos lados de los Andes. Adriana M. Albino.



     Ambientes Mésicos: Hábitats o sitios caracterizados por condiciones ambientales moderadas, es decir, ni definidamente húmedo (condiciones hídricas) ni seco (condiciones xéricas).