miércoles, 6 de junio de 2018

EL MEMORIAL DE LA CHIMBA


En Honor a los Caídos

Memorial de Carabineros en lo profundo de Quebrada La Chimba

     Siempre se nos hace dos preguntas al visitar el memorial de Carabineros ubicado en lo profundo de la Quebrada La Chimba, en el extremo norte de la ciudad de Antofagasta-Chile. Que ocurrió en aquel lugar y por qué hacer público el tema – el hablar de ellos -  sobre lo primero se resumirá en el siguiente escrito, con todos los detalles aparecidos en los diarios de la época, sobre la segunda pregunta nuestra explicación será muy breve. Resulta difícil abstraerse de la presencia de este memorial puesto que ya forma parte del entorno y es parte de su historia. El sacar o no sacar a colación este accidente no cambiarán los hechos ahí acontecidos. Entonces y en procura del respeto al sitio. Siempre se explica a los presentes porqué existe este espacio conmemorativo y se invita al recogimiento por los caídos. 

Saludos de Allan Cortés Romero

     Ocurrió un día 10 de octubre del año 2001, cuando una avioneta Cessna de Carabineros - de la Sección Aeropolicial - chocó contra un cerro de la Quebrada de la Chimba, en Antofagasta, y murieron sus seis ocupantes. Los tripulantes, todos uniformados, se dirigían a realizar peritajes a un accidente carretero ocurrido en el camino Calama-El Abra. Ante este hecho la institución dispuso la concurrencia al lugar de los peritos de la Subcomisaria Investigadora de Accidentes de Tránsito (SIAT), quienes tenían la misión de investigar las causas que motivaron la colisión entre un bus que transportaba trabajadores y un camión abastecedor de concreto.

     Por esta razón los peritos abordaron el avión institucional como el medio más rápido para llegar al lugar. Se trataba del Cessna matrícula CC LLA, de la Sección Aeropolicial, máquina que despegó del Aeródromo de La Chimba a las 10.32 horas", El avión había fijado un plan de vuelo estimado en una hora, tiempo suficiente para llegar a Calama. "Casi inmediatamente se perdió contacto radial con la aeronave, por lo que se activó un plan de búsqueda a cargo del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) de la Fuerza Aérea de Chile, hasta que finalmente los restos fueron ubicados al sureste de la ciudad y a unas tres millas al interior de la reserva nacional La Chimba. Habiéndose confirmado el accidente, en el lugar se constituyó el fiscal de Aviación y se constató la muerte de todos sus ocupantes".



     La tripulación del avión estaba conformada por el capitán Patricio Peñaloza González (piloto) y el mecánico de aviación carabinero Marcelo Rivera Durán. Como pasajeros viajaban el jefe de la SIAT, capitán Patricio Arancibia Hohmann; los sargentos segundo Pedro Sáez Aguilera y Arturo Farías Botaro, además de la carabinero Nancy Núñez Osorio".

La prensa de la fecha informó así:

CONTINUA LA TRAGEDIA
Año XXXIV - Nro. 12.229 - jueves 11 de Octubre de 2001






     Los restos calcinados de la aeronave quedaron ayer esparcidos por varios metros como mudos testimonios de la tragedia. Prácticamente incrustado entre unas rocas podía verse lo que quedó de la avioneta Cessna.

     Cuesta describir el desolador panorama. Una puerta, parte del fuselaje y la cola de la avioneta fue lo único que no se consumió por la voraz acción del fuego.

     Los seis funcionarios de la Prefectura Antofagasta que viajaban a bordo de la nave perecieron en forma instantánea. La muerte los encontró cuando se dirigían a Calama para investigar las causas del accidente protagonizado por un bus y un camión camino a El Abra.

SALIDA

     Partieron de Antofagasta a las 10.32 horas desde el aeródromo "La Chimba". Pasados diez minutos se perdió todo contacto con ellos. Nunca llegaron a destino, por lo que se presume que la caída de la aeronave ocurrió a las 10.45 horas.

     Hasta el lugar del terrible accidente no es posible acceder vía terrestre, ya que esa zona distante a unos cuatro kilómetros de la Quebraba "La Chimba", está conformada por grandes acantilados y cerros interminables.

     Ahora sobran las dudas. ¿Qué sucedió? ¿Cómo pudo estrellarse la avioneta?

    Diversas hipótesis pueden manejarse respecto a las causas del accidente, sin embargo, serán los expertos en el tema quienes deberán determinarlas.

     Llegar al lugar requirió a lo menos una hora de camino (tranco rápido). El avión se estrelló a metros de la cima de uno de los imponentes cerros.

VICTIMAS

     La aeronave institucional era pilotada por el capitán Patricio Peñaloza González. Lo acompañaban el capitán Patricio Arancibia Hohmann, los sargentos 2º Antonio Farías Botarro y Pedro Sáez Aguilera, y los carabineros Nancy Núñez Osorio y Marcelo Rivera Durán.

     El avión Cessna 210 matrícula CCLLA de la Sección Aeropolicial fue encontrado pasadas las 14.30 horas por el piloto de un helicóptero particular que participaba en la búsqueda junto a expertos del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) de la Fuerza Aérea de Chile.

     Una vez que avistó la nave dio inmediata cuenta a las autoridades. En el acto fue dispuesta la concurrencia de un helicóptero que inició las primeras maniobras de rescate.

RESCATE

     La penosa misión del rescate fue encomendada a personal de la FACh, ya que por tierra era imposible rescatar los cuerpos. Al llegar se encontraron con el desolador panorama. Una extensa área quemada daba cuenta del violento impacto. Nadie hubiera podido resistir los efectos del choque.

     Lenta fue la tarea para recuperar los cadáveres, que unos a uno fueron trasladados hasta la ciudad. En Antofagasta los cuerpos fueron conducidos hasta el Servicio Médico Legal.

     Un manto de pesar cubrió a la institución en la capital regional. Cabizbajos los funcionarios policiales comentaban el triste destino de los mártires que dieron su vida cumpliendo su deber, tal como juraron al ingresar a las filas.

     Incluso los jefes de la Prefectura no abandonaron durante todo el día las oficinas, ya que coordinaron personalmente cada una de las gestiones e informaron de la triste noticia a los familiares de las víctimas.

     Debido al lamentable accidente ocurrido ayer en el noroeste del aeródromo "La Chimba", la Vº Brigada Aérea dispuso la concurrencia al lugar del Fiscal de Aviación, comandante de Escuadrilla, Cristian Viñales Devoto, a fin de iniciar la investigación correspondiente orientada a determinar las causas y circunstancias de este hecho.

MISA

     Pasadas las 21 horas la institución dispuso una capilla ardiente en el Grupo de Formación Policial de Carabineros Antofagasta, donde compañeros de labores de las víctimas quisieron acompañarlos y rogar por el eterno descanso de sus almas.

     Se espera para hoy la confirmación de los sitios donde serán sepultados los funcionarios, ya que algunos de ellos provenían de otras ciudades.


      Este accidente caló hondo en la comunidad y especialmente entre quienes habían tenido la oportunidad de conocer y apreciar a los funcionarios policiales fallecidos. Era característico ver al personal de la Siat llegando a distintos puntos para socorrer a las víctimas de accidentes en el tránsito. Seis vidas se apagaron. Seis personas que tenían mucho que aportar a la sociedad hoy ya no están físicamente, sin embargo, estamos ciertos que el recuerdo que dejaron permanecerá imborrable en las memorias y en los corazones.

Capitán Patricio Aleksei Peñaloza González.

     34 años, casado, un hijo, natural de Concepción. Ingresó a Carabineros en enero de 1988 como alumno aspirante a oficial de Orden y Seguridad. En 1990 recibió el grado de subteniente. En 1993 ascendió a teniente y cinco años más tarde se le reconoce el título de piloto civil. En marzo de este año fue ascendido a capitán. El oficial sirvió en la Primera Comisaría de Tomé, Segunda Comisaría de Talcahuano, Tercera Comisaría de Penco, Grupo de Formación Policial de Bío Bío, Prefectura Aeropolicial y Segunda Zona de Antofagasta.

Carabinero Marcelo Augusto Rivera Durán. 

     Nacido en Rengo, 30 años, casado, dos hijos. Ingresó a Carabineros el 1 de mayo de 1993 como carabinero alumno del Grupo de Formación Policial de la Prefectura de Arica. Sirvió en la Prefectura Santiago Sur, entre los años 1993-1994. Luego fue trasladado a la Prefectura Aeropolicial donde permaneció hasta 1999. El mismo año fue destinado la Sección Aeropolicial de la Segunda Zona de Antofagasta donde se desempeñó como mecánico de aviación.

Capitán Patricio Guillermo Arancibia Hohmann.  

     33 años, nacido en Santiago, soltero, jefe de la SIAT. Ingresó a la institución en 1986, prestó servicios en la Comisaría Estación Central, 42º Comisaría de Radio patrullas, 41º Comisaría La Pintana, 39º Comisaría del Tránsito, Escuela de Carabineros. Realizó el curso de especialización en investigación de accidentes de tránsito y luego fue comisionado en calidad de instructor de técnicas policiales en Costa Rica. También trabajó en el Departamento de Servicios de Tránsito OS-2 y SIAT.

Sargento Segundo Pedro Segundo Sáez Aguilera. 

     47 años, casado, dos hijas, natural de Lota. En Julio de 1979 ingresó al Grupo de Formación Policial de Antofagasta. Su carrera profesional la desarrolló siempre en esta ciudad, donde además formó su hogar.

Sargento segundo Arturo Hernán Farías Botaro. 

     48 años, nacido en Santiago, casado, dos hijos. Al igual que su colega, este policía permaneció 23 años en Carabineros, institución a la que sirvió como fotógrafo especialista en peritajes de accidentes de tránsito. Su formación profesional la recibió en Arica.

Carabinero Nancy del Carmen Núñez Osorio. 

     Funcionaria de 27 años, nacida en la comuna de La Estrella, soltera. Conoció la institución en el Grupo de Formación Policial de Los Andes, escalafón femenino. Con apenas cinco años de servicio, la joven uniformada siempre prestó servicios en la SIAT de Antofagasta.



UNA HISTORIA DE BÚSQUEDAS EN PAN DE AZÚCAR



En Búsqueda del Zorro y del Guanaco

Por Claudia Díaz Guajardo.


     Partimos ansiosos con el objetivo claro, encontrar y fotografiar guanacos y zorros. Nos bajamos del furgón y la instrucción fue clara, los que tienen buenas cámaras se van primero, esto era para sacar la ansiada foto antes de que estos animalitos esquivos se arrancaran, con Hugo no íbamos muy contentos ya que nos gusta irnos atrás, descubrir pajaritos,  flores, animalitos y fotografiarlos, por lo menos así me siento más cómoda, pero sabíamos que en este caso nuestro papel era importante, así que nos concentramos en nuestra tarea y nos pusimos a caminar.

     Reconozco que dio envidia cuando escuchamos a Hector anunciando que había un sector con mariposas blancas, no nos aguantamos y nos desviamos del camino, para ver las mariposas, pero sabiendo que no podíamos perder el objetivo.



     En el camino vimos lagartijas, eran muchas y se nos cruzaban de un lado para otro, tenían sus madrigueras en la tierra, se movía de una madriguera a otra, fotografiamos a algunas, y seguimos caminando. De repente miramos hacia atrás para no perder de vista al resto y vimos a Pancho y a Giovanni jugando uno con las lagartijas y el otro con las hormigas, otra vez con Hugo nos miramos con cara de decepción y seguimos caminando. Luego supimos que ellos no fueron los únicos molestosos, Martina también se entretuvo con una lagartija que buscaba un espacio desocupado.



     En la mitad de nuestra ruta se viene una camanchaca, de esas que tanto nos gustan, esas que refrescan nuestra marcha, esa que nos anuncia que la cima está cerca, una bendita camanchaca, Héctor pidió que se juntara el grupo, porque esta camanchaca se venía espesa, esta fue nuestra oportunidad de sacar fotos a las aves, a las lagartijas, a los saltamontes a todo, mientras esperábamos al resto, que alegría.

Grupo exploratorio de Caminantes del Desierto

     Seguimos en nuestra búsqueda, pero esta espesa nube no nos dejaba ver mucho, los guanacos tal vez estaban a 10 mts, pero no veíamos mucho, parecía una burla de la naturaleza, que decepción, de repente vemos a Cristina agitar los brazos, nos dice que Giovanni  vio 4 figuras fantasmales , eran 4 guanacos que pasaron corriendo a pocos metros, partimos a buscarlos y nos topamos con un barranco, nunca supimos que tan profundo era, por que no veíamos mucho, solo la preocupación de Martina nos dio luces del peligro.

     En el camino nos encontramos con muchas pistas que nos indicaban que los guanacos estaban cerca, algunos siguieron unas huellas, pero estas se perdían, podíamos oler los guanacos, pero no los veíamos.

     Un poco decepcionados nos sentamos a almorzar, yo tenía la esperanza secreta de ver a un zorro y el momento del almuerzo era el indicado, ya que ellos llegan con el olor a comida, eso le había dicho a Pancho un rato antes. Estábamos compartiendo el almuerzo y de repente nos dimos cuenta de que nos observaban, nuestro visitante era un zorro, que alegría, todos pudimos sacarle fotos, el zorro posó como un modelo, lo bueno fue que la camanchaca había bajado un poquito, así que disfrutamos por un buen rato a nuestro invitado de piedra.




     Iniciamos el retorno, un poco feliz y un poco decepcionados, habíamos cumplido con un 50%, pero nosotros queríamos más, queríamos el 100%.

     El regreso fue rápido, llegamos al furgón e iniciamos el retorno al hogar, antes de salir del Parque Mauricio pide detenernos paras sacar las últimas fotos en un lugar con mucha vegetación, de repente Cristian grita: ¡¡un guanaco en el cerro!!, nos bajamos nerviosos, nos costaba sacar nuestras cámaras y empezamos a sacar fotos a tan preciado tesoro.

Lama guanicoe cacsilensis

     Ese fue el gran premio a esta tarea, nuestra recompensa. Retornamos con nuestros corazones llenos de alegría y satisfacción, pensando Misión cumplida…