PRÓXIMAS RUTAS

martes, 7 de mayo de 2019

IZCUÑA. UN VIAJE DE 1000 AÑOS EN LA HISTORIA


     
 QUEBRADA IZCUÑA, COMUNA DE TALTAL, REGIÓN DE ANTOFAGASTA-CHILE


     Acceder a un espacio en donde muy pocos han puesto el pie es digno de orgullo y esto es lo que sentimos el día de hoy al haber completado nuestra misión, esa de explorar las otras quebradas que presentan pinturas rupestres con data milenaria en la comuna de Taltal, específicamente en quebrada Izcuña. Algunos nos solicitaron mantener la reserva del lugar y tienen toda la razón. Lo haremos por dos motivos, para proteger este lugar, cosa que debiera hacer un ente del estado (efectivamente) y para proteger a la gente puesto que este espacio es realmente complejo en todos los aspectos, desde el acceder, bajar y retornar a la civilización. Gracias infinitas a los exploradores y tengan presente esto (con orgullo) si de algo sabemos es de Antofagasta.

Exploradores de Caminantes Del Desierto

     Habíamos escuchado nombrar a Izcuña hará unos 15 años atrás, al igual que Botija, La Plata y El Médano. Lugares considerados místicos por lo que encierran sus recovecos y muros, pero que resultan desconocidos para la gran mayoría de los connacionales y muy especialmente para los habitantes de este norte. Más, como es habitual, siempre van quedando aquellos viejos caminantes o gambusinos, hombres curtidos por las serranías que saben de su existencia y así como mantienen en su memoria la ubicación de sus derroteros, también saben de la ubicación de estos extraordinarios parajes.

Quebrada Izcuña

     Pues bien, encontramos a esta persona que consideramos muy especial, al buscador de los derroteros en estas soledades, nos referimos a Don Pedro Mercado quién, por años ha recorrido este desierto de mar a montaña y de norte a sur. Fue el quién nos habló de la gran cantidad de lugares de interés que podemos encontrar en la comuna de Taltal y con el nos dirigimos a Quebrada Izcuña para apreciar el arte rupestre que tienen una data superior a los 1000 años. Un privilegio, mejor dicho un honor.

Don Pedro Mercado

¿Qué podemos afirmar nosotros que no tenemos la preparación en temas arqueológicos? 

     Difícilmente podemos agregar algo distinto a la opinión vertida por los expertos, salvo contemplar las pinturas e imaginar ese pasado remoto, procurando brindar nuestra visión del tema que no debe estar muy alejada a la de los expertos por lo explícito de las imágenes, pero si podemos entregar nuestra voz experta en otros temas que también consideramos importante por el lugar y por su entorno.

     Acceder a estos sitios remotos de la cordillera costera no es fácil, especialmente porque no hay caminos o porque aquello que consideramos ruta, fue trazada a principios de los 1900 para alguna que otra faena de carácter artesanal enfocada en la minería. Nos encontramos por sobre los 2000 m.s.n.m. en un espacio que debiésemos considerar extremo (por las temperaturas diurnas y nocturnas) carentes de toda vida ya que estamos en la línea del desierto absoluto, por donde no llega la camanchaca, pero extrañamente no es así, en el trayecto nos vamos encontrando con algunas especies (flora) totalmente adaptadas a estas condiciones y que sobreviven por efecto de las lluvias ocasionales que se pueden dar durante el año o simplemente emergen por algunos periodos de bonanza, Han de saber que estos espacios no siempre fueron tan áridos (como en la actualidad) es parte del devenir del planeta que va en periodos cíclicos de glaciaciones a calentamiento. Esta vegetación y la fauna presente va en aumento cuando vamos descendiendo en la altura. 

Ruta tropera de Izcuña

     Al mirar desde las alturas (improvisados atalayas) es frecuente ver la camanchaca que por temas de presión se mantiene por los 1000 m.s.n.m. ya tenemos claro que se debe abordar el brazo principal de la quebrada (por su parte superior) y que, mientras vamos bajando, nos vamos a encontrar con saltos y muros, obstáculos que siempre son bienvenidos y que debemos sortear.

     Mientras en la parte superior la quebrada se muestra mansa y sencilla, al ir bajando esta se torna compleja. Las paredes se elevan cada vez más llegando a unos cientos de metros y esto genera un microclima muy especial. Cuando van unos 45 minutos de ritmo intenso de marcha, asoman los primeros muros y las primeras pinturas. Las que dan para el lado solano siempre están desteñidas y poco nítidas, mientras que aquellas que se muestran en el lado umbrío, conservan su color y sus formas.

     Para el que conoce las pinturas del Médano sabrá de inmediato que estas pinturas (Izcuña) siguen un patrón común, aunque asoman algunos dibujos que no están en la quebrada anterior y esos son difíciles de interpretar. Ballenas, tiburones, tortugas, balsas, figuras humanas dominan el paisaje y nos invitan a sentarnos para admirar estos hermosos murales que provienen de un ayer milenario y fueron hechos por los antiguos moradores de la costa, quizás con que fin, pero en este momento, somos los privilegiados de estar allí, en silente contemplación.

Pinturas Rupestres

El retorno

     Todo el camino que se hizo de bajada, ahora se debe subir, hay que salir del lugar antes que se oculte el sol y volver a la civilización, ya fue mucho viaje por un día, viajamos increíblemente 1000 años en la historia.











REFERENCIAS:


Escenas de caza con balsas, marineros y arpones en unas pinturas rupestres del desierto de Atacama







No hay comentarios:

Publicar un comentario